COPA AMÉRICA

La intimidad albiceleste tras una nueva frustración

Lo que no se vio por televisión de la noche más triste para la selección Argentina en la Copa América:el llanto en el ómnibus y cómo se enteró el cuerpo técnico de la renuncia de Lionel Messi.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: La Nación/GDA.

Nada. Ni una palabra. La noche en la que Lionel Messi renunció a la selección argentina, el único sonido que se escuchó en el vestuario fue el del agua de las duchas. La nueva final perdida caló hondo en los jugadores, que entre lágrimas y masticando bronca se refugiaron en los celulares. No hubo arengas, ni gritos, ni consuelos. Silencio. Mientras esta escena ocurría, Gerardo Martino daba una conferencia de prensa a ciegas, sin saber que el capitán de su equipo había tomado la decisión que hizo crujir los cimientos de la albiceleste.

Al salir del vestuario llegó la sorpresa. La palabra arrebatada de Messi, por un lado. El "Kun" Agüero insinuando que son más los jugadores que podrían tomar la misma decisión, por el otro. En el mismo recorrido, un Javier Mascherano silencioso, que pasó por la zona mixta del estadio MetLife pegado a la pared, con los ojos rojos y haciendo esfuerzos por ni siquiera hacer contacto visual con la prensa. Ya en el ómnibus, durante el trayecto que los llevó al hotel volvió el silencio, que sólo se cortó con el llanto de algunos jugadores.

Los integrantes del cuerpo técnico se enteraron de la renuncia de Messi en el camino, por los mensajes que sus conocidos les habían mandado al celular. Una situación incómoda, que los sigue haciendo pensar sobre su continuidad. La crisis en la AFA es otro de los puntos que también les hace perder la paciencia. Aunque, por ahora, la decisión que prima es no abandonar el barco en estos momentos, donde parece que todo se hunde y con los Juegos Olímpicos tan cerca.

En el hotel, al que arribaron cerca de las 12 de la noche, los jugadores cenaron y se dividieron en dos grupos: los que viajaron a Buenos Aires y los que se quedaron. Cerca de las tres de la madrugada, Ángel Di María fue el primero en meterse al ómnibus que los llevó al aeropuerto. Luego pasaron Ramiro Funes Mori y Marcos Rojo, cada uno con un cuadro de ellos con sus hijos que la organización les había regalado por el día del padre. Augusto Fernández y Gabriel Mercado también salieron, pero sólo a saludar, ya que habían tomado la decisión de no volver.

Los otros que también se quedaron fueron Gonzalo Higuaín, Ever Banega y Sergio Romero, que fue el único de los jugadores que habló sobre la renuncia de Messi. "Creo que habló en caliente, porque se nos escapó una linda posibilidad. No imagino una selección sin Messi, calculo que reflexionará", señaló el arquero.

Acompañado del "Kun" Agüero, "Leo" fue uno de los últimos en salir del hotel. En el trayecto que unió la puerta con el ómnibus, alrededor de 20 hinchas que estaban esperándolo lo aplaudieron y algunos le gritaron que no se vaya de la selección. El ómnibus arrancó cerca de las 3.30 y a las 5 el avión partió a Buenos Aires, donde llegará a las 18.30. Un viaje largo, en el que Messi tendrá la posibilidad de analizar fríamente la decisión que tomó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)