ELIMINATORIAS

Un gran conflicto: FIBA contra Euroliga

El conflicto entre la Federación Internacional de Básquetbol Asociado (FIBA) y la Euroliga, en el origen de la incompatibilidad de calendarios que privará a muchas selecciones de sus mejores jugadores para la clasificación al Mundial 2019, es también una lucha entre dos concepciones del deporte.

El conflicto entre FIBA y Euroliga sigue dando que hablar. Foto: Archivo.
El conflicto entre FIBA y Euroliga sigue dando que hablar. Foto: Archivo.

Uruguay es uno de los países que queda en el medio de un gran conflicto, ya que Jayson Granger, una de las principales figuras del equipo de Marcelo Signorelli actualmente en el Baskonia de España, no podrá estar en la ventana internacional de noviembre.

Más allá de que Euroliga no obligó a los jugadores a quedarse en sus equipos, los extranjeros del Baskonia decidieron no viajar a defender a sus países debido al mal comienzo de temporada.

Si la batalla está motivada por consideraciones económicas -¿quién debe recibir los ingresos de la máxima competición europea?-, también entra en el terreno de los principios.

Ligada a la tradición europea, la FIBA busca preservar un sistema en el que el acceso a las competiciones continentales se logre a través de los campeonatos nacionales, como en fútbol.

La Euroliga, por el contrario, se orienta a un modelo más centrado en el negocio, al estilo estadounidense, en el que algunos clubes se beneficien de un acceso permanente, buscando una estabilidad que favorecería la inversión de los patrocinadores y el crecimiento de la cifra de negocios, tomando como ejemplo la potentísima NBA.

Hace dos años la FIBA creó la Liga de Campeones para intentar volver a tener la organización de la principal competición europea, gestionada desde hace 15 años por un sociedad privada, Euroleague Commercial Assets (ECA), que representa los intereses de los grandes clubes.

"Hemos dicho habitualmente que no deseamos gestionar las competiciones europeas de clubes, pero no tenemos elección si queremos dejar a los clubes algo sobre la base del mérito deportivo y los principios", explicó a la AFP el secretario general de la FIBA, Patrick Baumann.

Un nuevo calendario inspirado en el fútbol

La Federación Internacional de Básquetbol (FIBA) pretende revolucionar su sistema de competición copiando en parte el modelo próspero del fútbol.

En el corazón de esta nueva estructura, el Mundial, desplazado un año para situarlo en la temporada previa a los Juegos. Además el Eurobasket se empezará a celebrar cada cuatro años, en lugar de cada dos como hasta ahora, dejando un verano de cuatro (2018 el próximo) libre de toda competición internacional.

El próximo Mundial, China-2019, servirá de clasificación para los Juegos y debería contar con todas las estrellas, incluyendo las que juegan en la NBA.

La competición se acompaña de un nuevo sistema de clasificación, que debería ofrecer al básquetbol visibilidad entre las diferentes ediciones. Hasta ahora los billetes para el Mundial se distribuían en los campeonatos continentales. Ahora se repartirán en las 'ventanas internacionales' de noviembre, febrero y junio. El problema: Las dos primeras caen en medio de la temporada de clubes.

Estaba claro desde el principio que la NBA, el gigante del basket mundial, no liberaría a sus jugadores para estas ventanas.

Pero a esta negativa se ha unido la del director ejecutivo de la Euroliga, Jordi Bertomeu, que rechaza cambiar las jornadas de la máxima competición continental para que los jugadores compitan con sus selecciones, enunciando "una actitud agresiva de la FIBA hacia los clubes".

"El problema no es que la Euroliga no cambie sus fechas, es que las selecciones nacionales no puedan disponer de todas las maneras de sus mejores jugadores", añadió en una entrevista con la AFP.

"Una política cínica y deliberada", responde en otra entrevista el secretario general de la FIBA Patrick Baumann.

Las propuestas y contrapropuestas sobre un nuevo calendario no han provocado cambios a día de hoy.

CLUBES

Ligas que también importan

En el fondo del conflicto se encuentra la lucha por el control de las competiciones de clubes en Europa. Al contrario de lo que ocurre en fútbol, la máxima competición (Euroliga) y la segunda (Eurocup) no están gestionadas por la federación europea, sino por una sociedad privada, ECA (Euroleague Commercial Assets), controlada por los grandes clubes (Real Madrid, Maccabi Tel Aviv, CSKA Moscú, etc).
La FIBA ha intentado recuperar el control creando sus propias competiciones, la Liga de Campeones y la FIBA Cup, pero los grandes equipos han rechazado participar. El conflicto nace en las diferencias económicas, pero también tiene que ver con los principios.
FIBA quiere mantener el sistema, tradicional en Europa, de acceder a las competiciones europeas a través de los campeonatos nacionales, como en fútbol.
La Euroliga por el contrario propone un sistema mixto, en el que algunos participantes se beneficien de una invitación permanente. El objetivo de este método, que se parece al de franquicias de la NBA, es asegurar la estabilidad económica, indispensable para los inversores.
Tanto Euroliga como FIBA han acudido a la Unión Europea para que medie en el conflicto.

Los equipos “C”

La principal consecuencia de esta guerra: Serán los equipos 'B', incluso 'C', de cada selección los que disputarán la clasificación al Mundial, con el riesgo de que las grandes naciones, aquellas que aportan más jugadores a la NBA y a la Euroliga, se queden fuera del torneo.

Por ejemplo Francia tendrá que competir sin los considerados sus 25 mejores jugadores, a excepción del antiguo NBA Boris Diaw, ahora en las filas del Levallois.

España, que juega ante Montenegro, Eslovenia o Bielorrusia, ha tenido que armar un equipo con jugadores de formaciones de su competición (ACB) que no disputan la Euroliga. De esta forma se jugará el pase al Mundial sin los hermanos Pau y Marc Gasol (San Antonio Spurs y Memphis Grizzlies), Ricky Rubio (Utah Jazz), Sergio Rodríguez (CSKA Moscú) o Rudy Fernández (Real Madrid), entre otros.

Estados Unidos, por su parte, anunció una lista compuesta por 11 jugadores que participan en las competiciones secundarias e incluso un agente libre. No hay ningún NBA para luchar por estar en el Mundial 2019.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)